Suscríbete a nuestras newsletter

© 2019 por Conceptum Unidad de Fertilidad del Country.

Todos los derechos reservados.

¿El estrés puede afectar la calidad del semen?

"...La calidad del semen es un marcador importante tanto de la salud en general, como de la salud reproductiva del hombre..."

Esta es una de las consultas más frecuentes que tenemos en nuestra clínica de reproducción asistida, y es que, hasta el momento, la respuesta es motivo de debate. Hay que empezar por explicar que la calidad del semen es un marcador importante tanto de la salud en general, como de la salud reproductiva del hombre, por lo que identificar y tratar posibles factores que puedan afectarla tendría que ser en teoría una buena práctica.


Se sabe desde hace años que conforme aumenta la edad, se afecta la fertilidad tanto en las mujeres como en los hombres, aunque esto tiende a presentarse en etapas más tardías en los varones.


Sin embargo, también se ha venido estudiando el impacto que tienen otros factores como por ejemplo los de tipo ambiental, el tabaquismo, el sedentarismo, la dieta y el estrés, ya sea psicológico o laboral, en la fertilidad. Más aún, algunos estudios han logrado demostrar que la calidad del esperma en el mundo occidental, puntualmente en algunos países europeos y en algunos países de Asia como China, ha ido declinando desde hace más o menos 50 años con un empeoramiento más marcado en los últimos 15 años, y aunque hay resultados contradictorios, los más recientes así lo evidencian. La razón de este deterioro no es del todo clara. Una de las principales hipótesis es que se deba al estrés. Y es que incluso éste se ha asociado con mayor mortalidad, enfermedades del corazón, síndrome metabólico y obesidad, entre otros.


"Una encuesta demostró que hasta el 15% de los hombres sufrían de un grado “alto” o “muy alto” de estrés, por lo que podría estar relacionado con esta disminución en la calidad del semen."

Un importante estudio en Dinamarca mostró que cerca del 40% de los hombres jóvenes tenían muestras de semen que podrían reducir las tasas de fecundidad, y asociado a esto, una encuesta demostró que hasta el 15% de los hombres sufrían de un grado “alto” o “muy alto” de estrés, por lo que podría estar relacionado con esta disminución en la calidad.


Otro estudio de un importante grupo norteamericano, señaló que el estrés se podía asociar con alteraciones específicas como la concentración, la motilidad y la morfología de los espermatozoides. Aunque no se relacionó claramente con el estrés laboral, sí se determinó que algunos hombres desempleados podían tener peores muestras seminales o aquellos con cargas laborales muy fuertes, presentarían disminución en niveles de la hormona testosterona.


A pesar que no se entiende claramente el porqué, parece que todas estas alteraciones están mediadas por un tipo de hormonas llamadas glucocorticoides y que a su vez están relacionadas con disminución de la calidad del semen, además de factores ambientales (contaminantes, químicos, pesticidas) y estrés oxidativo (desbalance entre sustanciastóxicas y desintoxicantes en el cuerpo).


"Por lo tanto, se podría inferir que el estrés al parecer si es un factor determinante en cuanto a la calidad del semen, aunque sigue siendo un tema controversial que requiere de más estudios."

El estrés, a todo nivel, puede ser un factor evitable o reversible y sumado a dietas más saludables, actividad física y menos consumo de tabaco, podría ayudar a los pacientes a mejorar la fertilidad y su salud en general.