Mujer con mujer, del mismo modo y en el sentido contrario

Dentro de las nuevas alternativas de construcción de una estructura familiar, se encuentra la familia homoparental, esto es, familias donde la pareja que la conforma es homosexual y que puede darse entre dos mujeres lesbianas o entre dos hombres gay.

En las últimas décadas, la construcción de estas familias ha dejado de ser considerado un comportamiento desviado para convertirse en verdadero reflejo de cambio social.

Las personas homosexuales han pasado de ser discriminadas por leyes y actitudes, para convertirse en actores sociales que reclaman los mismos derechos y oportunidades. En Colombia, por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal. La Corte Constitucional acabó con años de irresolución y reafirmó los derechos de personas LGBT al confirmar la validez del matrimonio igualitario el 28 de abril de 2016. Un año antes, en 2015 se había legalizado la adopción para parejas del mismo sexo.


Dentro de ese proceso de construcción de familia, parejas del mismo sexo cada vez buscan más la posibilidad de tener hijos. Tanto así que el “Census 2010" (el censo que se realiza cada 10 años en EE. UU., desde 1790) publicó que


para 2008 había 415 000 hogares de parejas homosexuales no casadas y 150 000 de parejas casadas del mismo sexo. En el Censo anterior a ese, del año 2000, de esas parejas, el 22% de lesbianas tenían hijos y el 5% de hombres gay, también.

Y, aunque no todos estos hijos eran concebidos o adoptados durante la unión homosexual (62% de los hijos eran provenientes de unión previas con pareja del sexo opuesto), es una proporción considerable y que, de hecho, ha aumentado hasta el punto que el 26% de las parejas de lesbianas y el 13.9% de hombres gay tiene hijos según la última versión del censo. Y es que la tecnología y la medicina reproductiva han permitido que la adopción no sea la única alternativa para lograrlo.


En este capítulo de #Reproductivity queremos, justamente, explorar las alternativas que tiene las parejas de mujeres para poder tener hijos mediante las técnicas de reproducción asistida. Dejaremos para otros episodios las posibilidades que existen para parejas de hombres y otras alternativas de familia.


En este contexto, las parejas de lesbianas pueden optar por diferentes técnicas como, por ejemplo, la fertilización in vitro (FIV) usando los óvulos de una de las mujeres de la pareja, inseminada con esperma de donante, y hacer que los embriones resultantes se transfieran a la otra mujer, que luego lleva el embarazo y da a luz.

Esto se denomina FIV recíproco, doble maternidad, o método ROPA (recepción de óvulos de la pareja). Esta alternativa permite que ambas partes se involucren físicamente en la concepción de su hijo. Es un concepto muy atractivo para muchas parejas y, junto con la inseminación artificial y la fecundación In vitro con semen de donante, son las posibilidades que tienen para conseguir ser madres.


En caso de haber elegido la inseminación artificial, habrá que utilizar también semen de donante. Mediante el seguimiento del ciclo menstrual de una de las mujeres por ecografía y, con o sin la utilización de medicamentos inductores de la ovulación, se determinará el momento de la ovulación, para poder realizar la inseminación. La tercera opción es la FIV convencional. En este caso, se realizarán los mismos pasos que para la FIV recíproca, pero haciendo todo únicamente en una de las mujeres de la pareja (sugiero escuchar los episodios 7, 9 y 13 de #Reproductivity y visitar www.conceptum.com, donde explicamos en qué consiste la FIV).


La diferencia del método ROPA frente a los otros dos tratamientos es que se trata de una opción más atractiva porque las dos mujeres participan activamente en la procreación y nacimiento del bebé. Consiste en extraer y fecundar los óvulos de una de ellas y transferir el embrión obtenido en el útero de su pareja. Ambas mujeres juegan un papel determinante: una será madre biológica (aportando el óvulo y por ende el material genético) y la otra será madre gestante (la que queda embarazada, y 9 meses después, da a luz).


De una manera más detallada, los pasos del método ROPA, son los siguientes:


  • Una vez que se elige un donante de esperma y se ha sometido a la evaluación médica de rutina, la detección detallada, los formularios de consentimiento y el asesoramiento, el procedimiento médico puede comenzar (una alternativa muy atractiva es utilizar los bancos de semen internacionales).

  • Ambas mujeres comienzan un proceso de sincronización de sus ciclos menstruales tomando anticonceptivos orales.

  • La mujer de la pareja que proporciona los óvulos también utilizará medicamentos para estimular sus ovarios y promover el crecimiento de los folículos, que contienen los óvulos.

  • Mientras se lleva a cabo el proceso de estimulación ovárica, la pareja que llevará el embarazo toma medicamentos (en este caso orales) para apoyar el desarrollo del endometrio (revestimiento interno del útero, donde se implantará el embrión) en preparación para la transferencia de embriones.

  • Una vez que finaliza la fase de estimulación ovárica, se extraerán óvulos y se fertilizarán con el esperma del donante para crear embriones.

  • Los embriones se transfieren a la mujer que llevará el embarazo. (Los embriones también pueden congelarse para uso futuro, si una pareja decide que aún no están listos para concebir).

  • Entre diez y catorce días después de la transferencia de embriones, se realiza un análisis de sangre en la mujer portadora para determinar si se ha logrado el embarazo.

Para obtener detalles completos sobre el procedimiento de tratamiento de FIV y la información sobre qué esperar, diríjase a nuestra página www.conceptum.com.


En la situación en que, por la razón que sea, una o ambas mujeres de la pareja sean infértiles, también se podrá utilizar una donante de óvulos.

En este caso, la donante se someterá a los mismos pasos que ya describimos y luego se transferirá el embrión en alguna de las mujeres de la pareja.


Es evidente que hoy existen alternativas muy interesantes y que proporcionan muy buenos resultados a parejas de mujeres homosexuales que quieren, dentro de la construcción de una familia, tener hijos. En Conceptum llevamos ayudando a parejas a cumplir el sueño de ser padres desde 1988, y desde hace más de 20 años estamos ayudando a mujeres lesbianas a cumplir ese mismo sueño.

0 vistas
Suscríbete a nuestras newsletter

© 2019 por Conceptum Unidad de Fertilidad del Country.

Todos los derechos reservados.