La pareja y la donación de óvulos.

Cuando la posibilidad de lograr un embarazo con óvulos propios es limitada, se recurre a la opción de la donación. No suele ser una decisión fácil, todo lo contrario, suele verse como un gran reto, tanto a nivel individual como en pareja.


En el momento en que el médico comunica la alternativa, suele haber un nivel de preocupación e incertidumbre similar o mayor respecto al problema que se presentaba antes del diagnóstico inicial. Son situaciones llenas de incertidumbre que se viven en principio desde el silencio. Se necesita primero entender y poder aceptar esta nueva condición antes de poder hablarlo con otras personas incluso con el ginecólogo.

En un principio, comenzaron a surgir una serie de abandonos: primero, la suposición de que el embarazo ideal no podía lograrse y luego la aceptación de un proceso generalmente imaginado en las relaciones íntimas con su pareja ahora tienen que se ser compartidos con otros (primero el ginecólogo, luego el urólogo, los científicos embrionarios, etc.).


Cuando las parejas y mujeres reciben el diagnostico de que necesitan embarazarse a través de la ovodonación, es para ellas y la pareja un golpe duro que puede impactar la psique de cada uno de los afectados.


El papel de la donación tiene un valor trascendente cuando hablamos de fertilidad y reproducción asistida, y en este marco puede interpretarse como la capacidad de dar el don de la vida a otro ser vivo además de basarse en un significado personal específico respecto de sus valores, historias de vida, sistemas de creencias, etc. Las parejas ante la elección de la donación, tras un largo camino de terapia reproductiva, han mostrado en muchos casos una actitud de resistencia a lo desconocido y a algo más allá de la "sangre".

Surgen un sin número de preguntas en ellos tales como ¿Se parecerá a mí?,¿Cómo se sentirá mi pareja, ¿Lo sentiré propio?,¿Me querrá?,¿Cuando sea más grande las otras personas notarán que es diferente a mí?¿la donante, querrá conocerlo?, ¿podré hacer que comparta mis valores y mis gustos? Entre millones de preguntas más.


El salto a la toma de decisión de la donación es un "segundo momento" a nivel cognitivo, por mucho que una paciente lea, se informe, vea tutoriales, etc. no deja de tener muchas dudas, y éstas pueden generar emociones y confusión, y también ha surgido un nuevo problema de manejo: reconocer que los genes ya no son los suyos si no de la donante y esa es la manera de poder conseguir un embarazo y más adelante poder establecer su proyecto familiar.

Es común que ciertos sentimientos de culpa aparezcan y que la vida pase nuevamente frente a ellas evaluando cada momento de su vida en donde pudieron haberse equivocado queriendo devolver el tiempo para poder enmendar lo que consideran ron un error con la falsa esperanza de que eso no hubiese afectado su vida reproductiva.

Muchas veces también llegan a decirle a su pareja: "Te libero", "Busca otra persona que pueda darte un hijo". Lo cual es muy doloroso y hace parte de la crisis por la que está pasando.

Otra opción para elegir, es renunciar al tratamiento y optar por una vida sin hijos. Cada instancia es necesaria, adecuada e imprescindible para poder tomar decisiones de manera madura con una visión lógica y realista de la ambigüedad del caso.

Se considera fundamental cuando se trabaja clínicamente con estas parejas y mujeres: Que ambas partes entienden completamente lo que significa donar, ya sea juntos o individualmente. Las parejas deben tener apertura para animarse a hablar entre ellos para aclarar sus dudas y hacerse todas las preguntas que pasen por sus cabezas. Así como también prepararse para las futuras preguntas que puedan suponer que el niño/a pueda hacerse y hacerles.


La toma de decisión


La toma de decisión no suele ser un proceso automático ni fácil. Debido a que la noticia de la donación de óvulos genera pensamientos confusos y desorganizados respecto la idea de transmisión genética, culturalmente conocida que impacta con la idea de un nuevo modo de construir familia, vínculo y posterior filiación.

Las siguientes etapas, son descritas por (Prochaska et al., 2013) en su modelo de cambio:

Etapa de Pre-Contemplación: La persona todavía no ha considerado que tenga un problema o que necesite introducir un cambio en su vida; en relación a incorporar la opción de la donación como necesaria.

Etapa de Contemplación: La persona considera y rechaza el cambio a la vez, se siente ambivalente. Aunque es consciente del problema, la balanza que recoge los motivos para cambiar y los motivos para continuar igual está muy equilibrada.

Etapa de Preparación: La persona está motivada hacia el cambio, comienza a comprender la necesidad de introducir esta novedad dentro de su esquema de posibilidades en el deseo de un hijo. En caso de que la persona no avance a la etapa de “Acción”, ésta retrocederá a la etapa anterior.

Etapa de Acción: La persona se implica en acciones que le llevarán a un cambio, por lo que el objetivo es cambiar el problema que se desea resolver. Acepta la Donación, entiende sus riesgos y beneficios. Generalmente en esta etapa la pareja vuelve al centro de reproducción para “embarcarse” en este nuevo método.

Etapa de Mantenimiento: Se intenta mantener en el tiempo el cambio conseguido en la etapa de “Acción” y prevenir recaídas. Generalmente esta etapa es observada durante los avatares posteriores a la toma de decisión, toma de muestras, enterarnos qué es un banco de semen, conocer el sistema de la esperma y/u ovodonación.

Etapa de Recaída: La persona vuelve a realizar el comportamiento que había cambiado o estaba en proceso de cambiar, retornando a una etapa anterior. Cuando por algún motivo la situación “se complica”, se extienden los tiempos a la espera de donante, el tratamiento con donante no funciona; la pareja puede tener una recaída y retroceder a los períodos anteriores, replantearse la decisión, elegir postergar los tratamientos o aún abandonar.

Estas etapas no son mutuamente excluyentes ni se transita a través de ellas en orden es un proceso fluctuante y que se vive de manera distinta en las mujeres y en cada miembro de la pareja.


Contención psicológica en la donación de óvulos


La contención se encuentra enmarcada en el concepto del acompañamiento o apoyo emocional para la toma de decisiones básicamente. La duración de la intervención se estima entre dos y cuatro sesiones, siendo el momento más oportuno para iniciarla antes de comenzar el tratamiento con donación de óvulos y no cuando el mismo ya está transcurriendo (Mestre et al., 2017).


Los pasos recomendados son:


1 – Valoración del estado emocional del paciente/pareja:

2 – Acompañamiento e intervención del duelo

3 – Información-discusión-apoyo acerca de todas las dudas que se presenten

4 – Apoyo en la toma de decisión

5 – Tiempo para reflexionar y decidir

6 – Actuación luego de la toma de decisión


Conclusión:


Siendo Conceptum una clínica pionera y experta en la donación de óvulos en Colombia, para nosotros es de vital importancia acompañar a las mujeres y a las parejas debido a que contemplamos la necesidad de que los tratamientos requieren de acompañamiento psicológico, dado que las características y la complejidad de estos que se realiza de acuerdo con las etapas según el ritmo del proceso reproductivo que requiere adaptación dinámica.

Cuidamos a las mujeres y sus parejas desde la conciencia del apoyo y soporte en cada una de las etapas que viven durante el tránsito de los tratamientos de reproducción.




36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo